“Extraña Correspondencia” proyecto multidisciplinar. Por: Rossina Bossio

“Extraña Correspondencia” proyecto multidisciplinar. Por: Rossina Bossio

Extraña Correspondencia es un proyecto multidisciplinar que intenta desarrollar la belleza del caos. A través de una serie de obras en pintura, música, danza y video, Rossina Bossio quiere encontrar la conexión entre la imagen estática y la imagen en movimiento, paralelamente explorando nuestra relación con la incertidumbre inherente y la inestabilidad de nuestras vidas.

A partir de una serie de pinturas, fueron creadas 4 piezas coreográficas y 4 composiciones musicales, que un su vez sirvió para la realización de 4 video-danza. En el proceso, Bossio participó en coreografías junto a prominentes bailarines, al tiempo que dirigía a profesionales colombianos e internacionales en los campos de la música, cine, fotografía y diseño de vestuario

Fotografía Paula Thomas

Rossina Bossio

Artista multidisciplinaria de Bogotá, Colombia. Su trabajo incluye obras en pintura, dibujo y video. Realizó estudios de Artes Visuales en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá y obtuvo su diploma de Bellas Artes en la Escuela de Bellas Artes de Rennes, Francia, ciudad en donde vivió y trabajó entre 2008 y 2011. Sus creaciones han sido expuestas, entre otros, en el Museo de Arte Contemporáneo de Taipei (MoCA), el Centro Cultural de Belgrado, el Museo de Arte de la Ciudad Imperial de Beijing (BAMOIC), en el Tribeca Cines de Nueva York, el Gran Palacio de París y el Museo Iglesia Santa Clara en Bogotá.

La obra de Rossina Bossio establece un puente entre medios tradicionales y medios nuevos en el arte, dando prioridad tanto a lo conceptual como lo estético, ya través de lo representacional. En la búsqueda de una conexión entre imágenes estáticas e imágenes en movimiento, Rossina pinta personajes y espacios en el lienzo para luego imaginar cómo pueden sonar y moverse en la pantalla.

La práctica multidisciplinar de este artista ha evolucionado entorno a la figura humana, que es el eje central de sus creaciones. Sus personajes son complejos, ambiguos; reflejan una búsqueda permanente entorno a las paradojas de la condición humana. La mujer sigue siendo su sujeto predilecto: la mujer y su cuerpo como centro de la seducción en la sociedad, como protagonista de la historia de la comunicación visual y como el cuadro de belleza, pero una belleza que trasladó a la obra no es sinónimo de la pluma , o lo dulce, sino de lo visceral y ambiguo; es una belleza que subvierte tabúes y estereotipos y que confronta al espectador.

Rossina Bossio ha colaborado con creativos colombianos y extranjeros del área de la música, la danza, el cine, la fotografía y el vestuario. El deseo de articular su obra pictórica con otras formas artísticas proviene, entre otras cosas, de la profunda convicción de que el arte debe ser corporeidad. Por lo general, el artista necesita un espectador de todos los flancos posibles, con imágenes estáticas y en movimiento, con música y atmósferas envolventes, para una experiencia estética única y total.